Los colectores termosolares permiten convertir la energía solar en energía térmica, para satisfacer de esta forma las necesidades en agua caliente sanitaria o de calefacción. Diseñamos e instalamos sistemas tanto para usos domésticos como industriales, disminuyendo así sus costos de combustible y la huella de carbono de sus instalaciones.

La energía solar térmica permite bajar el gasto en agua caliente del hogar o institución, con un ahorro que va entre un 30% a un 75% dependiendo de la ubicación del sistema. El resto de la demanda puede ser proporcionada por sistemas convencionales de producción de agua caliente. En Santiago una vivienda de cuatro personas, con un Sistema de Energía Termosolar podría alcanzar un ahorro aproximado de $140.000 anuales.

La inversión se amortiza con el ahorro energético, recuperando la inversión en un periodo entre 4 y 6 años, con una vida útil de 15 a 20 años en promedio. El período de amortización efectivo dependerá del tipo de combustible que se sustituye, la variación de su precio, la radiación solar existente, la demanda de agua caliente, el tamaño y costo del Sistema.

Actualmente la energía termo solar presenta una oportunidad importante para mejorar la calidad de vida en aquellos lugares en que el acceso al agua caliente es restringida o nula.